HISTORIA

Los origenes: primer período 1917 – 1920  en “La isla de los Bañistas”

Hablar sobre el origen del Club de Regatas Rosario no es muy fácil. Primero vamos a ubicarnos en el lugar y en el tiempo.
Año 1917. Alberdi (en ese momento era un pueblo, o sea que no pertenecía a Rosario como un barrio).
Preguntémonos por qué 1917 y Alberdi. Las causas son las siguientes: a nivel nacional, la primera institución dedicada al remo se fundó en Buenos Aires en 1873 con el nombre de Buenos Aires Rowing Club. La segunda se consolidó también en esa provincia y fue el club de Regatas La Marina, en 1876 (1), ambas de Tigre.
Luego, la primera institución dedicada al remo ubicada en el interior del país sería Rosario Rowing Club, en 1887 en nuestra ciudad, específicamente en Alberdi (Bajada Puccio y Costanera, no en su actual emplazamiento sino sobre la barranca).
Más adelante, en Marzo de 1917, se desprende del Rosario Rowing Club un grupo de asociados quienes, junto a otras personas, comienzan a organizar actas y estatutos. Como resultado, los señores Juan B. Cordiviola (Presidente), Gervasio J. Colombres (Vice Presidente), José Martín (Secretario), Julio C. Gabutti (Tesorero), Jorge C. Lingenfelder (Capitán), B. Ernesto Copello (Sub Capitán), Emilio Rosenthal, Leopoldo Uranga, Germán Pessan y M. Angel Questa (Vocales) son quienes conformarían, el 16 de Abril de 1917, la primera Comisión Directiva de la naciente institución con el nombre de Club de Regatas Rosario (2).

Decíamos por qué Alberdi. Bueno, las causas son varias.
El ya mencionado Rosario Rowing Club se encontraba sobre la barranca, en la margen sur de la Bajad Puccio. En ese mismo punto, pero sobre el río, nacía una isleta conocida con el nombre de Isla de los Bañistas, que llegaba desde este sitio (con un ancho variable de 1000 metros) hasta la actual caleta del Yacht Club Rosario. Fue sobre ésta (frente a su entidad madre) donde se materializó el primer local de nuestro club, ocupando una pequeña porción (3).
Otra de las circunstancias que condicionaron dicho emplazamiento fue la proximidad al río –prácticamente a su nivel– hecho que facilitaba la entrada y salida de embarcaciones pertenecientes a la institiución (4).
También podemos agregar que gran cantidad de socios residían en Alberdi.